Segunda parada. Entrecabritos

Segunda parada. Entrecabritos

Miércoles 17 de agosto, después de dormir en Blancas y haber disfrutado de su hospitalidad, revisamos nuestras bicis, nuestras alforjas y cogemos camino…
Iniciamos la ruta conociendo dos hitos de gran relevancia para el pueblo: su Sabina Milenaria y su réplica en hierro, creada por  Jesús Guallar Rodrigo escultor del hierro  e hijo de Blancas. Allí vemos amanecer y disfrutamos del paisaje y el camino.
Nuestro siguiente destino y visita es en Torralba de los Sisones, allí conoceremos a Marta y Oscar, de ENTRECABRITOS. Un proyecto de ganadería extensiva y tradicional que trata de recuperar razas que están desapareciendo y criando los animales de forma respetuosa y sostenible.
Quedamos en la nave donde tienen los machos y alguna hembra que «se está secando» (ha dejado de amamantar y deja de producir leche). Allí nos espera además su perreta, Sol, parte de la familia ganadera y aprendiz del oficio de perro pastor.
El encuentro empieza de una forma muy natural, como una conversación de amigos, nos reciben sonriendo y esa sonrisa se mantiene durante toda nuestra visita. Es tal nuestra sensación de familiaridad que por un momento olvidamos la necesidad de recoger un documento gráfico que nos ayude a presentar este proyecto de vida, tan ligado a la naturaleza que les permite vivir dónde y como quieren,  volviendo al origen y a la ruralidad.
Tal y como dice Marta, «la cabra siempre tira al monte» , y en su caso ha sido así. El destino ha querido que volviera a su tierra, a sus paisajes, y sobre ellos construyen un  futuro ilusionante. Si queréis conocerles, en este vídeo nos cuentan quiénes son, su proyecto y sus motivaciones. Podreis descubrir además su personalidad arrolladora y las sinergias que están creando alrededor de su proyecto para aunar esfuerzos y crear red. En el vídeo oiréis hablar de vivir una experiencia «redonda», hablan de Carmina, educadora ambiental que conoce como nadie el territorio y la Laguna de Gallocanta, una guía de primera para comenzar el día. Hablan del Hostal las Grullas, donde a continuación podrás degustar su cabrito cocinado a baja temperatura y para terminar el día visitar el lugar donde se crían los cabritos.
Pronto tendrán su página Web lista para que esta carne tan cuidada y deliciosa pueda ser distribuida y disfrutada en nuestras casas, puesto que después de cocinada a baja temperatura la envasan al vacío para que con un golpe de calor, lo tengas listo en cualquier momento.
Os dejamos el enlace a esta experiencia que aúna la agroecología, el turismo y la gastronomía.
Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.