Lo hicimos!

Lo hicimos!

¡Hola! Somos Sofía y María, las promotoras de la recuperación del teatro del dance de Codo. Decimos que somos las promotoras porque fuimos nosotras las que presentamos la propuesta a Made in Rural, pero en realidad todo ha sido posible gracias a participación de todo el pueblo.

El dance es una de las tradiciones más arraigadas en Codo. Si miramos el dance desde la perspectiva de María, es esfuerzo y dedicación, empezó a danzar con 12 años y heredó las zapatillas y las medias de su padre, que también fue danzante y este las heredó del suyo y así sucesivamente, varias generaciones atrás. Desde la visión de Sofía, es diferente porque nunca ha danzado pero siempre ha acompañado a los danzantes en sus andadas, colocando fajas, llevando botellas de agua o simplemente acudiendo a los ensayos, ya haya sido porque la mayoría de sus amigos danzaban o porque al oír los palos y la dulzaina recordaba que el verano y las fiestas estaban a la vuelta de la esquina.

La idea de recuperar el teatro del dance ha estado siempre presente, pero necesitábamos un pequeño empujón para poder llevar a cabo todo lo que este año ha ocurrido, así que cuando vimos el proyecto de Made in Rural, no nos lo pensamos: ¡vamos a recuperar el teatro! Aunque hayamos vivido el dance de diferente forma, para ambas representa el amor a nuestras raíces, por lo que teniamos que ponerlo en valor y ya de paso revolucionar el pueblo.

Desde Made in Rural nos han formado y ayudado no solo económicamente sino también asesorándonos en la toma de decisiones.

Ya desde el principio, podíamos presagiar lo que estaba por venir, ya que en el video que presentamos a la segunda fase de Made in Rural vivimos una locura, se hizo viral y más de 8000 personas lo vieron; esto fue lo que nos termino de animar a seguir adelante. Más tarde, otras asociaciones como el Teatro Esparto de Codo se encargaron de preparar los dichos y así conseguimos que las tres partes del dance se volvieran a representar por primera vez en 30 años: teatro, dichos y mudanzas.

Como decíamos al principio, partimos de dos perspectivas diferentes de cómo se puede vivir el dance, pero este año ambas coincidimos en que ha sido una experiencia personal muy gratificante, no solo por el apoyo recibido por parte de medios de comunicación, desarrolladores rurales, técnicos de juventud o diferentes personas que sin ningún interés nos han ayudado; sino por la unión que hemos conseguido crear entre todos los vecinos y todo lo que hemos aprendido de nuestra cultura.

Han sido de tal magnitud los sentimientos que hemos tenido que para nosotras “¡ESTO NO PARA!” Ya que tenemos fuerza y motivación para emprender otros proyectos en el pueblo, que ojalá puedan ver la luz pronto.

Recomendamos a todo el mundo que tenga una idea para mejorar su pueblo, que la diga y la comparta, que no piense que es una locura y por supuesto si puede aprovecharse de la oportunidad que ofrecen proyectos como este que no lo dude y se atreva con lo desconocido. Hacer cosas desconocidas y tener ideas descabelladas puede dar miedo a veces, pero nosotras tampoco pensamos nunca que esto nos pudiera ocurrir asi que ¡ánimo! Y vivan todas las zonas rurales que hacen de este caos un lugar mejor.

VER VÍDEO

Sin comentarios

Deja un comentario