Sal de casa y mójate!

Sal de casa y mójate!

Estoy seguro que recientemente has oído alguna frase similar a “es que la juventud de hoy en día no tiene valores”… “la juventud de hoy no está comprometida con la sociedad”… “los jóvenes pasan de todo”…

Quizá esas frases hechas, y que pretenden aglutinar a un todo como si no hubiera más allá, puedan ser cuestionables sobre todo si quien las dice es un adulto que poco o nada hace por los demás.

Una de las mayores riquezas que tenemos en la sociedad es eso mismo. Que somos un colectivo y que podemos conseguir grandes cosas juntos. Y si a eso le sumas el empuje, la adrenalina, el entusiasmo de la juventud aprovechando todos los recursos que ésta tiene a su alcance, puede ser un verdadero motor que mueva el mundo.

Los jóvenes del medio rural partimos de una situación de desventaja en relación a los jóvenes que tienen al alcance de su mano (o de dos paradas de metro, autobús o tranvía) cualquiera de los servicios que necesitan, cualquier oferta de ocio… o incluso, un puesto de trabajo especializado.

Sin embargo, esta situación y otras cuantas cosas más, hacen que la participación activa en la vida de nuestros pueblos, sea más cercana, más intensa y a la vez, más necesaria.

Y eso se puede hacer de muchas formas. Podemos participar en todas aquellas actividades que otros organizan. Podemos pertenecer a una u otra asociación cultural, deportiva, social o juvenil. Podemos sumarnos a las propuestas que otros hacen, si nos gustan, o dejar de participar por no estar de acuerdo con ellas y sentarnos en el sofá.

Y también podemos aprovechar los recursos que tenemos cerca. Podemos ser jóvenes dinamizadores y participativos activos de nuestro pueblo, generadores de ideas y de actividades. Podemos crear un movimiento asociativo para paliar cualquier necesidad o carencia que haya en nuestro municipio o comarca. Y también podemos participar en la toma de decisiones que afectan al bienestar tuyo y de tus vecinos. Podemos participar en política. Podemos hacer todo eso, porque siendo activos podemos ser el motor de acción de nuestro entorno y así, conseguir aquellas cosas que alguien dijo alguna vez, que nunca se podrían hacer.

Jesús Morales en su etapa como Auxiliar de Juventud de la Comarca Ribera Baja del Ebro

Jesús junto con otros compañeros de Juventud, en la Entrega del premio Juventud Aragón para Jóvenes Dinamizadores rurales. Año 2014.

Cada uno debe decidir si quiere o no quiere participar. Y si lo hace, en qué grado lo va a hacer. Yo me permito sugerirte que si crees que puedes aportar algo, luches por buscar la manera de hacerlo. Sé antena informativa de tu municipio, sé miembro de una asociación, sé joven dinamizador rural, quédate en tu municipio, echa raíces en él y quiérelo. Si crees que puedes aportar todavía más… interésate por tu ayuntamiento. Si quieres tomar parte de la toma de decisiones, anímate a dar el paso a ser concejal o alcalde.

Yo he vivido siempre en Quinto. Me he sentido muy a gusto en él. Me vinculé de bien pequeño en el tejido asociativo social y cultural. Posteriormente nacieron las comarcas y con ellas, los servicios de juventud. Buscaban jóvenes para ser antenas informativas-jóvenes dinamizadores y probé. Me formé en el ámbito de la animación sociocultural y más tarde trabajé en el Servicio de Juventud de la Comarca Ribera Baja del Ebro. Creamos junto con otras comarcas el proyecto Jóvenes Dinamizadores Rurales.

Durante un tiempo lo compaginé como concejal de cultura, festejos y educación. Y como seguía teniendo ganas de luchar por mejorar mi pueblo, decidí encabezar una lista electoral que me ha permitido ser un orgulloso alcalde. Porque serlo, también es participar.

No puedo sino invitarte a que sientas y quieras tu pueblo. A que no veas como pasan cosas en él, mirando por la ventana. Sal de casa y mójate. Verás cómo te sientes mejor. ¡Ánimo!

Sin comentarios

Deja un comentario